jueves, 29 de octubre de 2015

LA GUINDILLA

FranciscoSegarra ha llevado a cabo el proyecto de diseño interior y amueblamiento de la gastro tasca "La Guindilla". El último proyecto del Grupo La Guindilla, liderado por José Romero Parra. Persona cercana y emprendedora que con trabajo y determinación se ha posicionado a la cabeza del sector del ocio gastronómico en la provincia de Castellón.

Seis locales a pleno rendimiento; la mayoría abiertos en los últimos cinco años, avalan su convencimiento en el cuidado del producto, la elaboración y la presentación; como la clave del éxito.

La diferenciación de la  competencia le ha permitido obtener la aceptación del exigente cliente del sector de las tapas. FranciscoSegarra, ha llevado a cabo esta reforma integran donde la premisa principal era recrear la atmósfera de la compra de producto de la tierra, que es el elemento común en la elaboración de sus platos. 

Surge entonces la idea de crear un espacio que evoque la recepción de alimentos, como si de una lonja se tratara; y esto, se refleja en la fachada por medio de la repetición de cerchas de estilo modernista que recuerda a los muelles de carga.

En el interior; las antiguas rejas de forja de balcón, la estructura sobrebarra fabricada en los talleres de Francisco Segarra y las persianas alicantinas, dan forma al mostrador que recrea los antiguos puestos de mercado. Las paredes con la patina propia de un lugar desgastado por el tiempo nos transporta a una época en la que la compra de productos autóctonos era necesaria para la realización de cualquier receta.




Los suelos pertenecientes a la colección de pavimentos y revestimientos diseñada por Francisco Segarra en colaboración con el grupo Peronda, son suelos cerámicos en pasta roja con pre corte y diseños que se inspiran en la cerámica antigua tradicional.

Una "reja" o estructura separa la sala en dos zonas; una con una atmósfera de trastienda con paredes revestidas o forradas con una composición de antiguos espejos y un techo realizado con malla metálica y otra zona de venta de producto, mercancías, donde se encuentra la barra.
La entrada lateral nos da una perspectiva directa al pasaplatos. Vínculo entre la elaboración del producto y los comensales. Y que se realiza a modo de una rasgadura horizontal forrada de madera reciclada, envejecida con betún y abierta de modo abrupto.

La iluminación general a baja intensidad, logra un ambiente singular y se compone de luminarias pendulares de estilo industrial y lámparas de tipo taller con rejilla; de la colección Francisco Segarra. El rotulo luminoso interior, es realizado en los talleres de nuestra firma de muebles vintage con maderas recuperadas.

En los baños, revestimiento cerámico blanco, molduras de madera a media altura,  techos con rejilla y los antiguos cierres (persianas) de la fachada original rotuladas y utilizadas a modo de revestimiento.






En general, espacios abiertos, una distribución sencilla y una decoración no pretenciosa libre de elementos contundentes, hacen que el cliente se sienta a gusto a cualquier hora del día sin sentirse avasallado por una decoración que se sitúe por encima de lo fundamental: el producto.
El mobiliario de uso en sala, requería de piezas prácticas y versátiles, para la obtención del máximo rendimiento en comensales; así como ligeras; dado que la amplia terraza se monta y desmonta a diario. Por ello se seleccionaron las sillas y taburetes de diseño francés años 20 de la línea de muebles para hostelería Francisco Segarra.


Imágenes: Francisco Segarra
Share:

No hay comentarios

Publicar un comentario

© Revista DolceVita | All rights reserved.
Blogger Template Designed by pipdig