martes, 4 de octubre de 2016

LA FABRICA by RICARDO BOFILL

 
En 1973 Ricardo Bofill descubrió en las afueras de Barcelona, una fábrica de cemento en desuso, un complejo industrial de inicios de 1900.

Durante su primera visita a la vieja fábrica de cemento, de repente pensó que una cosa horrible podría transformarse en algo muy hermoso, de la misma manera que la idiotez puede, a veces, transformarse en genialidad. 
La fábrica de cemento corresponde al primer periodo de la industrialización de Barcelona y no ha sido construida según una planta general previa sino yuxtaponiendo diversos elementos. El resultado fue entonces una serie de volúmenes añadidos los unos a los otros y distintas cadenas de fabricación que recuerdan la arquitectura vernácula pero con aspecto industrial. El arquitecto siguió adentrándose y poco a poco se dió cuenta de que en la fábrica estaban presentes las diferentes estéticas desarrolladas desde la última guerra mundial; el tratamiento duro y escultural de la materia: volúmenes rotos, escaleras que no van a ninguna parte, espacios potentes ya inútiles y extrañas proporciones y sin embargo llenos de magia.

Decidió quedarse con aquella fábrica con la intención de transformar la rudeza en una obra de arte e instalar allí su Taller de Arquitectura que, a largo plazo, podría ser utilizado como fundación destinada a la investigación sobre la forma y el diseño de la ciudad.

Esa transformación se ha llevado a cabo paulatinamente y aún ahora continua añadiendo nuevos espacios de trabajo a base de adaptar las viejas ruinas todavía en pie. Sin embargo cree que la fábrica será siempre una obra inacabada, hecho que forma parte de su fascinación.

Después de haber hecho una demolición selectiva de los volúmenes existentes, quedaron ocho silos que Ricardo Bofill adaptó para que acogieran las oficinas, laboratorio de maquetas, archivos, biblioteca y un espacio, el más grande de todos que conserva la piel y la amplitud del antiguo edificio bautizada “La Catedral”. Esta tiene la función de sala expositiva de los proyectos, de proyecciones multimedia, de reunión con clientes y visitantes y encuentros sociales y culturales ligados a la actividad profesional del arquitecto. Rodean el Taller de Arquitectura grandes espacios verdes plantados de olivos, cipreses, palmeras y eucaliptus.










Vía: Ricardo Bofill
Share:

No hay comentarios

Publicar un comentario

© Revista DolceVita | All rights reserved.
Blogger Template Designed by pipdig