jueves, 31 de agosto de 2017

APARTAMENTO EN SANTANDER by CARAVAN INTERIORS


Este piso en Santander ha pasado de ser un piso muy compartimentado a tener espacios amplios llenos de luz. En el se nota la firma del estudio de interiorismo Caravan en todas y cada una de las partes de su transformación. 

Centradas en la filosofía de que menos es mas. En este piso se ha empezado completamente desde 0 y a que estaba completamente demolida cuando el estudio se hizo cargo de ella. Pero como el estudio con sede en Santander dice, “nada mejor que encontrar una vivienda en carnes”, ya que así fudieron aprecir mucho mejor todo el potencial que ofrecía este piso. Su mayor complejidad estaba planteada la escalera en origen, la planta superior se convertía en un entramado de alturas para llegar a cada una de las habitaciones, bastante complicado. 

La familia lo sabía y su premisa principal era que la escalera ocupara el menor espacio posible, ya que esto te hace aprovechar o desaprovechar muchos m2. Se planteó primero una escalera de semicaracol con peldaños tipo barco, y descanso compensado en forma U, Caravan aprovechó el hueco ya existente y decidió darle la vuelta al sentido de llegada. La planta de abajo de la vivienda queda completamente diáfana, salvo por las zonas húmedas escondidas tras el armario de la entrada, y divididas por la escalera; el salón y el comedor tan sólo separados por un medio tabique que funciona como apoyo de la televisión por un lado y mesa para el ordenador por el otro. De esa manera desde cualquier punto de la planta baja se pueda mantener contacto visual con el resto de la planta con excepción de la entrada.  

Aparecen, así dos formas de estar diferenciadas pero con contacto visual, una de estar comedor con banco corrido cercana a la cocina abierta (pero escondida) y otra de sofás, al fondo, en la zona más íntima del salón. La escalera se esconde entre la cocina y el baño. Embarcando desde la zona de comedor llegamos a un distribuidor en planta superior con una gran altura marcada por la cumbrera, que consigue que se gane un altillo encima del segundo baño. Enfrente, la habitación principal y la de las niñas, pensada para poder ser dividida algún día en dos habitaciones que se cierran mediante un tabique por la línea de cumbrera. Esta ha sido una reforma hecha a medida literalmente, y es que cada centímetro ganado a la hora de buscar armario, zonas de almacenamiento y aprovechar circulaciones, ha sido un triunfo. Una casa con aires muy nórdicos, pero también con aires de cottage, donde la luz ha ganado la partida, y la madera y el blanco apoyan esa sensación de amplitud. 

Toda la info en #revistadolcevita4







Fotos: David Montero
Share:

No hay comentarios

Publicar un comentario

© Revista DolceVita | All rights reserved.
Blogger Template Designed by pipdig