viernes, 13 de octubre de 2017

HUIZE DRUIVELAAR HOTEL


Encontrar la casa ideal nunca es una tarea fácil. Para Brenda y Florian, los felices propietarios de una bed & breakfast lleno de encanto que han restaurado por ellos mismo por completo, el reto fue doble. 
La pareja, que se conoció en la escuela de fotografía de La Haya antes de mudarse a Amsterdam, tenía una idea clara en mente, buscar un lugar que aún estando en el campo no le hiciera sentirse aislados del mundo. Apostaron con éxito por su edificio construido en 1906, y que tenía viña, granja granja de pollos,  vivero y un jardín de 2.600 metros cuadrados, además inmediatamente vio el potencial del antiguo granero, que luego convertirian  en un taller de cerámica.  
Lejos de asustarse por las importantes reformas que el edificio requeria, la pareja decidió mudarse. A medida que avanzaban los trabajos de reforma sus propietarios se dieron cuenta de que podían instalar un dormitorio adicional así como un baño individual, cerca de una terraza privada: así Huize Druivelaar, su bed & breakfast lleno de encanto, nació. 
En cuanto al diseño interior, han puesto todo su empeño en la autenticidad, con elementos antiguos que se dan la mano con materiales de calidad y muebles vintage cuidadosamente seleccionados. 

Todo un lujo para los sentidos. Buen fin de semana!!









Milk Magazine
Share:

No hay comentarios

Publicar un comentario

© Revista DolceVita | All rights reserved.
Blogger Template Designed by pipdig