jueves, 19 de octubre de 2017

PRESENTACION CASA DECOR 2018



Año tras año, Casa Decor mantiene intacta su capacidad de generar sorpresa: ya sea por el edificio elegido, la zona o las fechas de celebración. En esta ocasión, son los tres motivos los que auguran una edición única para 2018 que abrirá sus puertas el 15 de febrero y clausurará el 25 de marzo. 

En esta ocasión cuentan con un edificio tan espectacular, gracias a The Corner Group, propietaria del inmueble, con tiempo suficiente para realizar una Exposición que, sin duda, será memorable, como todas las anteriores. Porque no hay un Casa Decor igual que otro, siempre son únicos y exclusivos. Es su propia naturaleza la que lo impone. Este magnífico edificio de viviendas, de 3.100 m2, que hace esquina con las calles Francisco de Rojas y Sagasta, representa a la perfección el espíritu de Casa Decor: espacios reales, proporcionados y bien iluminados, en un excelente estado de conservación. Construido entre 1901 y 1903, el proyecto fue un encargo de los marqueses de Velilla del Ebro al arquitecto catalán Antonio Farrés Aymerich. 

De los tres edificios que hiciera Farrés Aymerich en Madrid, éste es, sin duda, el más interesante, tanto por sus dimensiones como por su ubicación. Aunque se podría decir que el edificio responde a las corrientes eclécticas de aquella época, donde confluyen elementos de modelos franceses, belgas o italianos, es, no obstante, la influencia del modernismo catalán lo más apreciable en los ornamentos arquitectónicos de la fachada. 
Destaca en especial el trabajo de la rejería de los balcones, de curiosas líneas ondulantes y volutas de inspiración vegetal, propias del modernismo catalán, aunque en este caso, menos exuberantes y más moderadas que en otros edificios adscritos a esta corriente. También llaman la atención el friso y el coronamiento de la fachada, así como los adornos seriados de los miradores del chaflán. En el interior, encontramos rasgos muy destacables, como los cristales esmerilados de la puerta del zaguán y la barandilla de la escalera, sin lugar a dudas muy trabajada. 

Así mismo, las lámparas de los descansillos son modelos originales modernistas que aún se mantienen en funcionamiento. Otros elementos interesantes son los radiadores empotrados en la pared, de circuito de agua oculto tras una singular chapa de rejilla con rosetón central a modo de sello de la marca. Por lo demás, son numerosos los elementos originales de principios de siglo XX, como los suelos de madera de tea, las puertas y contraventanas de sólida madera, cerrojos y manillas de bronce y elegantes escayolas en los techos de muchas de las estancias. Todo el inmueble se encuentra en un excelente estado de conservación, ya que estuvo habitado hasta hace unos pocos años.

 











Fotos: Casa Decor
Share:

No hay comentarios

Publicar un comentario

© Revista DolceVita | All rights reserved.
Blogger Template Designed by pipdig